Durante mi juventud en los años 80’s, nuestro país pasaba por un momento muy complicado, la crisis causaba incertidumbre y las cosas no parecían mejorar.

Hoy en día, la situación ha cambiado y a pesar de los cambios económicos que hemos presenciado en los últimos meses, estoy convencido que hoy México está lleno de oportunidades

Hace algunos semanas, el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su informe “Perspectiva de la Economía Mundial” dio a conocer que se espera un crecimiento del 1.9% en el producto interno bruto de México, lo cual ha llevado a este pronóstico al alza sobre la estimación que se tenia en enero y agosto, cuando el mismo organismo pronosticaba una expansión del 1.7 %.

El Fondo internacional añadió también que la expansión del producto interno bruto de México seguirá ganando velocidad. Para 2018, el FMI mantuvo sin cambio su pronóstico del PIB de México en 2%, lo cual denota estabilidad a pesar de los acontecimientos que hasta hace poco nos hacían mantenernos en incertidumbre con respecto a nuestra economía.

Por otra parte, en los próximos años esperamos ver el beneficio de las reformas en México, en donde por ejemplo, dentro del sector energético se espera inversiones por más de 219 mil millones de dólares en los próximos años, lo que habla del gran interés que estas reformas han despertado a nivel internacional.

Recordemos que vivimos en una época de cambios, en que las reformas estructurales, además de incentivar la inversión extranjera en México, también representan cambios en los mercados y en la forma en que intercambiamos bienes y servicios, lo cual se traduce en un mundo de nuevas posibilidades, donde el futuro nos depara grandes desafíos y oportunidades para el país.

Ha llegado la hora en que México cuente sus propias historias de éxito, para lo cual la tecnología y la gran cantidad de información que tenemos a nuestro alcance ha abierto nuevas posibilidades.

México deberá promover una mayor diversificación comercial y aprovechar los tratados comerciales que tenemos con 46 países alrededor del mundo, como mexicanos, considero que es nuestro deber apostar por nuestro país y confiar en nuestro propio talento. Recordemos que los gigantes se crean en tiempos de crisis, y hoy, es el momento para apostar por lo nuestro.