Chueco arguelles - Sergio Arguelles

Entre fenómenos naturales y una política económica cambiante, debemos enfrentar la incertidumbre, ya que este 2017 ha implicado un año de grandes retos para nuestro país.

No debemos olvidar una de las grandes premisas en el mundo de los negocios y de la vida en general, es ser resiliente y encontrar las oportunidades en los tiempos difíciles.

Tan sólo en la ciudad de México, el pasado 19 de septiembre, 50 edificios colapsaron, 320 se encuentran en grave riesgo y alrededor de 7 mil 500 inmuebles sufrieron daños; lo cual ha tenido un gran impacto en el mercado inmobiliario y en los costos de las viviendas en venta. Al respecto, Lamudi, un importante portal inmobiliario proyecta que las zonas afectadas verán caer en un 25% las transacciones de compra/venta, mientras que los precios caerán en alrededor de 10 y 15% durante los siguientes meses.

En contraparte, las llamadas zonas seguras vivirán un incremento de demanda y de precios, 70% de la migración de las zonas afectadas llegará en las zonas aledañas, mientras que el 30% restante se dividirá entre zonas seguras y la migración a otros estados. En lo personal, veo esta etapa de incertidumbre como algo temporal, pero que sin duda ha dado un golpe a diversos sectores de la economía como el turismo, el cual representa un 8.7% del PIB mexicano.

Dentro de FINSA, nuestra visión de futuro para México también es optimista y se fundamenta en las capacidades que nos han convertido en una potencia manufacturera, donde prevalecen la productividad, calidad, cadenas de valor bien integradas, mano de obra calificada y ventajas comerciales que nuestra nación ofrece, las cuales son altamente valoradas por las compañías que invierten o buscan invertir su capital

En FINSA, vemos el 2018 desde una perspectiva objetiva de cara a los acontecimientos que enfrentamos, con el entender que el resto de este año vendrá con grandes desafíos para la industria en general. Sin embargo, nuestra confianza como empresa, es que México será el mejor destino de inversión, eso nos permitirá continuar nuestro crecimiento, aunque posiblemente en menor escala de lo que veníamos observando.

Específicamente como empresa, estamos respondiendo a las nuevas condiciones de mercado con cautela y minimizando riesgos; cuidando además a nuestros actuales clientes, con una estricta disciplina financiera y buscando oportunidades para diversificar y ampliar nuestro portafolio.

Los Certificados de Capital de Desarrollo (CKDs), como importante vehículo de crecimiento interno, nos permitirán seguir con nuestro programa de desarrollo y adquisiciones, ya que tenemos la visión de desarrollar tres nuevos parques industriales en los próximos dos años, en mercados que actualmente son estratégicos a través de una gran diversidad de sectores, no únicamente el automotriz.

No cabe duda que nuestro país sigue siendo atractivo en el mediano y largo plazo en la industria de Real Estate, pero se debe tener claro en cuáles mercados invertir para lograr los objetivos de retorno planteados. No me queda más que decir, que la única alternativa que tenemos para hacer que esta época de cambios a nuestro favor y así reactivar nuestra economía, es dar cara a la incertidumbre en que vivimos con cautela, pero desde una perspectiva optimista, dando paso a respuestas creativas e innovadoras.

– Sergio Arguelles