La sustentabilidad siempre ha sido prioridad en mi carrera empresarial, pienso que debe existir un compromiso entre el medioambiente y la sociedad.

Estoy seguro de que en una economía como la actual es imposible dejar a un lado el compromiso con el medioambiente y la sociedad, convirtiendo a la sustentabilidad en un tema de ética profesional.

La semana pasada me encontraba leyendo una nota donde la Secretaría De Desarrollo Sustentable del estado de Nuevo León, presentaba la estrategia para la calidad del aire, cuya base es el proceso de regularización de empresas contaminantes, lo cual sin duda aportará de manera muy positiva al futuro del estado y la calidad de vida de sus habitantes.

Esta buena noticia es bien recibida justo en 2017, año donde la Asamblea General de las Naciones Unidas elige como tema para reflexionar la “alfabetización medioambiental y climática” lo cual, si bien implica un gran desafío para todos los sectores, es de suma importancia, ya que la educación es la base donde la sociedad cimienta su progreso y bienestar, y es a través de ella que puede generar cambios para revertir nuestras malas conductas hacia el medioambiente.

Otro gran ejemplo de progreso es la Ciudad de México, cuyos programas a largo plazo se empezaron a implementar por medio de diferentes acciones y programas hace más de 30 años, cuando los problemas medioambientales de la Ciudad se veían insuperables debido a la geografía urbana nada favorable y a la mala planeación urbana, sin embargo, hoy en día se ven reflejados grandes cambios positivos.

Por supuesto, en la industria de los desarrollos inmobiliarios industriales no hay excepción, y dentro de nuestra organización también hemos hecho lo nuestro, ya que desde el inicio de operaciones en 1977 hemos plasmado un enfoque sustentable en todos nuestros proyectos.

Muestra de nuestro compromiso es el parque FINSA Iztapalapa, el cual es el único parque industrial autorizado dentro de la Ciudad de México y obtuvo la autorización de “parque modelo en ecología banderas verdes”. También,  en FINSA hemos diseñado y construido el 6% de los edificios con certificación LEED (Leadership in energy and environment design) en todo el país.

En el año 2010 nos convertimos en el primer desarrollador del país en obtener el “Certificado de calidad ambiental”, que reconoce el cumplimiento con las regulaciones ambientales emitidas por PROFEPA y que reafirma nuestro compromiso con el futuro de nuestra sociedad.

Está claro que el camino hacia la sustentabilidad implica un largo camino, pero cada día somos más los que queremos hacer de México un mejor país y estamos tomando las acciones necesarias para crear el país que todos queremos.