Sergio Argüelles - chueco argüelles

En 1977, con la naciente industria maquiladora de exportación, se funda FINSA. Mi padre Don Sergio Argüelles, tuvo la visión de crear parques industriales que favorecieran el crecimiento de esta industria.

Él entendió que la calidad de vida es fundamental en la productividad y construyó algo más que centros de producción para la maquiladora, en ese entonces conocidos como “sweatshops”, donde los empleados trabajaban bajo condiciones mínimas de seguridad e higiene.

Mi padre pensó que para atraer empresas que generaran empleos de calidad en México, era necesario cambiar ese concepto; y desarrolló con su equipo un plan maestro de parques y naves industriales, que por su diseño e infraestructura, pudieran competir con empresas estadounidenses.

FINSA continuó su expansión, de Matamoros Tamaulipas a otras ciudades fronterizas, y posteriormente, al centro, norte y noroeste de México. Para el año de 1998, y con 8 parques industriales en operación, fue tiempo de tomar las decisiones que impactarían el futuro de la compañía, dando paso a una nueva FINSA.

Con un crecimiento acelerado y la necesidad de acceder a mercados de capital globales, iniciamos un complejo proceso de institucionalización, que le permitiría a FINSA transitar de una empresa familiar, a convertirse en el desarrollador industrial más importante y reconocido en México.

Es en este momento donde comienza el proceso de sucesión, siendo yo quien asumiría la nueva presidencia de FINSA; donde con una nueva estrategia para posicionar a la compañía como líder del sector y afrontar los retos de la competencia, se establecieron alianzas estratégicas con socios institucionales globales, como AIG, GE, y Walton Street Capital. A través de estas alianzas y la inyección de capital, la compañía se fortaleció y triplicó su tamaño.

Gracias a la implementación de esta estrategia de sucesión, y al proceso de institucionalización, se aseguró la continuidad y crecimiento de nuestra compañía. Hoy día, FINSA administra uno de los portafolios más grandes de México, y a través de la innovación, generamos impactos positivos en la industria.

FINSA, al igual que otras empresas familiares que han trascendido la primera generación, comparten elementos que son clave para el éxito y la permanencia:

  • Visión del negocio
  • Objetivos establecidos
  • Planeación estratégica
  • Gobierno corporativo

También, es fundamental involucrar a todo el equipo en la estrategia y metas de la empresa, buscando desarrollar un entorno laboral integrador, competitivo y compensatorio, a la vez que evaluamos y medimos resultados, reforzando esto con planes de desarrollo individuales.