Mucho se ha hablado de los millennials (jóvenes nacidos entre 1980 y 2000), quienes han crecido en una época llena de información.

 

Ellos han cambiado no sólo su comportamiento, sino también la forma en que se desarrollan distintas industrias.

Estos jóvenes han demostrado tener características que los distinguen del resto de las generaciones. Son estos rasgos particulares los que han implicado un reto en el entorno donde se desenvuelven, lo cual se ha visto reflejado en diversas investigaciones en la última década para estudiar su comportamiento y aplicar mejoras en centros de estudio, lugares de trabajo e incluso industrias enteras.

La generación de los millennials ha implicado grandes cambios, ya que han sido formados con la tecnología y saben que la información está a sólo un clic de distancia. Además, estos jóvenes valoran la comunidad, familia y creatividad en su entorno laboral. Por su parte, para las mujeres de esta generación el mundo ha sido más equitativo y próspero.

Es precisamente el entorno laboral donde esta generación ha llevado a realizar grandes modificaciones en los esquemas de trabajo y el entorno en el que se desenvuelven. La creatividad es uno de sus distintivos y estas personas valoran las oportunidades y los retos donde se les permite crear y desarrollar nuevas ideas. Ellos no se sienten motivados ni por la rutina, ni por la estabilidad laboral, al contrario, buscan nuevos retos de forma continua.

Pero, ¿cuál es la consecuencia de este comportamiento dentro de la industria? El sector inmobiliario es un claro ejemplo de cambio, ya que esta generación suele casarse a una edad más avanzada y prefiere pagar por experiencias en vez de invertir en bienes materiales, lo cual los vuelve menos propensos a ser propietarios de viviendas en comparación con adultos jóvenes de otras generaciones.

Los millennials también han dejado atrás la búsqueda en periódicos y cada vez es menos común que contacten a agencias inmobiliarias para concretar citas o solicitar informes. Para ellos, lo más lógico es iniciar su búsqueda a través del internet o de aplicaciones. Hoy en día, el camino de la transformación digital dentro del sector inmobiliario apenas está comenzando y la adaptación que las agencias inmobiliarias tienen que implementar será un caso que se volverá más común ver en diferentes industrias.

El uso de internet está logrando una revolución que continúa desarrollándose y aportando nuevas posibilidades cada día, por lo cual queda como muestra la forma en la que las nuevas tecnologías han influido en las formas de pensar de los jóvenes y en su comportamiento.

Si a esto agregamos que las nuevas generaciones están cada vez más interesadas en asuntos sociales y ambientales, nosotros –como empresas- tenemos que encontrar formas de adaptarnos a estos cambios.

Cada empresa deberá evaluar cómo organiza a los nuevos talentos dentro de su estrategia y lo que se espera de ellos al incorporarlos a sus filas.