No cabe duda que vivimos en un mundo lleno de retos, pero también repleto de grandes oportunidades.

El desarrollo de las nuevas tecnologías ha revolucionado incluso la forma en que concebimos a la información, quedan atrás los tiempos de crisis en el país y falta de oportunidades. Hoy México es otro.

Recuerdo muy bien el día de mi graduación universitaria, hace ya 39 años, en ese entonces nuestro presidente López Portillo nos dijo que éramos ricos y que debíamos defender a la moneda y a nuestros intereses como nación. Al final de su sexenio, se había nacionalizado la banca y devaluado el peso. El nuevo presidente Miguel de la Madrid recibía el país en 1982 con una economía deshecha y un problema de hiperinflación incontrolable.

En aquellos días mi padre me decía… “Sergio, tú que eres economista, ¿cómo le hacemos?”, para lo cual acudí a consultar mi libro de economía avanzada, que me llevó a darme cuenta que el capítulo de hiperinflación sólo contenía 2 hojas, por lo que en ese momento, no tenía nada qué responder.

A pesar de estas adversidades y que en esos momentos se vivía un problema caótico, México ha salido adelante, y los que creemos en él también logramos sacar a nuestras empresas de la difícil situación que se vivía.

Muchas cosas han cambiado, si bien existen cambios en la economía del país, nuestras finanzas se encuentran estables, y contamos con una inversión extranjera sin precedentes; sectores como la industria automotriz y aeroespacial creen en México, y tenemos un gobierno que aunque nos guste o no, debemos apoyar por el bien del país.

Las nuevas generaciones están viviendo nuevas oportunidades y no hay que desaprovecharlas, existe una gran competencia intelectual y los tiempos de reacción deben ser inmediatos. Para eso, la ayuda de la tecnología ha llegado a establecerse como un importante factor de desarrollo.

Hoy más que nunca hay que creer en México pues las oportunidades están al alcance de la mano porque la forma de aprender, intercambiar conocimiento e información, y comunicarse están a la vanguardia. La mejora en el acceso a la educación y calidad de los procesos educativos ha cambiado. Por lo tanto, hoy más que nunca tenemos que aprovechar las herramientas que están a nuestro alcance. ¡Hoy México es otro!