Chueco Arguelles - sergio aguelles

Dentro del mercado inmobiliario industrial, la incertidumbre que se vivió durante los primeros meses del 2017 se ha superado.

Afortunadamente, hasta este tercer cuatrimestre del año, en el mercado inmobiliario industrial no se presentaron cancelaciones de inversión, sólo se pospusieron derivado de una estrategia que adoptaron los inversionistas, desarrolladores y empresas que demandan espacios.

Algunos desarrolladores y Fibras que al iniciar el año habían anunciado su deseo de posponer inversiones o compra de portafolios hasta contar con un panorama más claro, al segundo semestre reanudaron sus inversiones y adquisiciones. No cabe duda que el largo plazo luce alentador y que entre los diversos segmentos del mercado inmobiliario comercial, los parques industriales cuentan con la mayor proyección en la actualidad.

La demanda garantizada y un acceso a fuentes de capital, hace posible sostener objetivos de inversión a largo plazo. Además, el tema del E-commerce traerá consigo una importante demanda de espacios para el sector logístico, principalmente en las zonas de alto consumo del país. Desde nuestra trinchera, estamos trabajando con varios de nuestros clientes en atender estas operaciones y resolver la necesidad de centros de distribución, para adecuarse al crecimiento superior a 50% que están observando.

Así que entre la combinación de un mercado interno que a través de la clase media fortalece el consumo interno, más el bono demográfico que todavía estará presente un par de décadas, además de la manufactura ligera para exportación y consumo doméstico, la demanda de parques industriales está garantizada a largo plazo.

Hoy en día, existe un acceso a fuentes de capital como nunca antes, y a raíz del nacimiento de las Fibras y los CKD’s, se logró una inyección de liquidez al mercado inmobiliario que permite cumplir con certidumbre el ciclo de participación de los Fondos de capital privado, lo que ha vuelto más robusta la participación de éstos.

Así que entre estos fondos de capital privado, los CKD’s y las Fibras, además de la emisión de deuda a través del mercado de valores y los mecanismos de financiamiento tradicional, se cuenta con el soporte de recursos para que persista el impulso a la inversión en el sector, al igual que durante las décadas de los años 70 y 80, los REITs le dieron a Estados Unidos un especial dinamismo, lo que aportó a su mercado inmobiliario mucha liquidez y le dio la oportunidad de contar con un fuerte impulso; lo mismo está pasando en México.

Ante este escenario alentador, los parques del futuro deberán adaptarse al entorno cambiante en que vivimos, éstos deberán ser primordialmente sustentables, con infraestructura y tecnología de punta. Otra de las grandes preocupaciones de las empresas es el tema de seguridad, y trabajamos también en el tema de la generación de energía o para dar alternativas de infraestructura de mejor calidad y más barata. En conclusión, tratamos de estar a la vanguardia, pero reitero que buscamos contar con desarrollos más sustentables, con las certificaciones o las normas que regulan la calidad ambiental, como un tema primordial para nuestra empresa.

No cabe duda que el mercado mexicano de parques industriales es fuerte y competitivo, con características propias de la globalización, porque sus estándares son idénticos a los de cualquier otro mercado desarrollado, con espacios, tecnologías y certificación de última generación. Confío plenamente en que México sabrá aprovechar estas oportunidades y dar muestra de su resiliencia ante cualquier circunstancia, así como lo hemos hecho en esta ocasión.