A pesar que el efecto del cambio climático es tarea de todos, la transformación hacia un diseño sustentable del sector inmobiliario juega un papel crucial.

Para proponer soluciones de alto impacto la arquitectura sustentable logra ser una gran alternativa ante la ya inminente degradación de nuestro ecosistema, ya que busca optimizar recursos naturales y sistemas de la edificación, logrando minimizar el impacto ambiental; sin embargo, hoy en día los arquitectos e ingenieros mexicanos se enfrentan al gran paradigma de que lo sustentable es costoso y no rentable.

Las constructoras, arquitectos e inversionistas tienen el importante reto de informar los beneficios de mirar hacia la sustentabilidad, ya que en la mayoría de las ocasiones el incremento del gasto es de aproximadamente un 5%, pero los ahorros de operación pueden ascender hasta un 30%, lo cual implica un gran valor agregado.

Una de las herramientas más atractivas para diseñar, construir y operar edificios de alto rendimiento es mediante la obtención de una certificación energética y/o medioambiental. Una de ellas es la certificación LEED (por sus siglas en inglés: Leadership in Energy and Environmental Design), la cual ha abierto en México el campo para el debate sobre la legislación en tema ambiental que necesitamos.

Desde 1998 existe incluso a nivel mundial un organismo certificador que avala los beneficios ambientales que implica la construcción bajo los criterios de la certificación LEED, la cual contempla estrategias para el diseño de sitios sustentables, ubicación y transporte, eficiencia en agua y energía, así como la calidad del ambiente en interiores, entre otros aspectos.

En el año 2008 FINSA se convirtió en el primer desarrollador en construir un edificio con la certificación LEED en su categoría Oro, en Nuevo León; hoy día, todos nuestros nuevos edificios de inventario deben contar con esta certificación, hemos iniciado un programa conocido como LEED Volume en donde nos comprometemos a certificar 20 proyectos más en un período de 10 años, cabe mencionar que hasta hoy, se han diseñado y construído el 6% de nuestros edificios con la certificación LEED en todo el país.

El objetivo de la sustentabilidad es mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, pero de nada sirven los edificios sustentables y energéticamente eficientes si el comportamiento individual de los ciudadanos no es acorde a esta filosofía, la transformación hacia un diseño sustentable es un trabajo de todos.